Archive

Category Archives for "Eventos religiosos"

II Domingo de Adviento: Preparar el camino al Señor.

II Domingo Adviento del ciclo B: Preparar el camino al Señor.

Lecturas: Is 40, 1-5.9-11; Salmo 84; 2 Pe 3, 8-14; Mc 1, 1-8

 

La imagen del “desierto” aparece en la primera lectura y en el evangelio. En ella podemos compendiar el mensaje litúrgico de este domingo de adviento.

En el exilio babilónico, a punto ya de que se acabe, un voz grita: “Preparad en el desierto un camino al Señor” (primera lectura).

En el evangelio la voz que así grita es la de Juan Bautista, el precursor del Mesías, cuya venida está ya cerca.

También en el “desierto”:

                     * el hombre habrá de prepararse para la grande venida última del Señor, en la que “esperamos unos cielos nuevos y una tierra nueva, en que habite la justicia” (segunda lectura),

* y también para el nacimiento del Hijo de Dios: “ante el Señor un día es como mil años y mil años como un día”, el nacimiento de Jesucristo que aconteció ya hace más de 2000 años es como hace un día para Dios. El Dios que se inserta en el tiempo, está fuera del tiempo. Ese Niño Dios quiere nacer hoy también en tu alma, en tu familia, en la sociedad…

 

Un “desierto” necesario.

Los judíos exiliados de Babilonia estaban encandilados por la grandeza del imperio y por la fastuosidad de sus ritos religiosos…

También los hombres de hoy sienten la seducción del progreso técnico, el prurito de otras religiones que no son cristianas, el reclamo de paraísos en donde reinan el olvido de Dios…

Nuestra vida está –muchas veces- llena de una trepidante actividad: un ir y venir, hacer, proyectar, progresar, cambiar.

Nuestra vida, desde la mañana a la noche, está llena de trabajos y tareas, de citas y reuniones, de contactos y relaciones, de ruido, tensión nerviosa…

 

En estas circunstancias surge la necesidad del “desierto”. ¡Realmente tenemos necesidad de “desierto”!

En esta atmósfera donde reine el silencio interior, el recogimiento de los sentidos, la plegaria asidua…nos haremos fuertes para no dejarnos arrastrar por el consumismo tan exacerbado de estas fechas,

Ese desierto, esa atmósfera será el lugar donde recrear el ambiente propicio y favorable para encontrarse:

* con Dios y

* con la propia dignidad de imagen e hijo de Dios.

El desierto es ese “espacio” donde recuperemos el sentido-el norte de nuestra vida, de readquisición de principios, valores y convicciones anclados en el mismo ser del hombre y del cristiano.

 

La intervención divina.

“Consolad, consolad a mi pueblo. Ahí viene el Señor con poder y su brazo manda. Ved que su salario le acompaña y su paga le precede. Como pastor pastorea su rebaño, recoge en brazos los corderillos y los lleva en su seno”

Estas palabras nos dicen a las claras que Dios desea intervenir en la historia y en la vida del hombre, en tu historia. Pero… tengamos en cuenta que no captaremos la intervención divina ni nos dejaremos conducir por ella, sino únicamente en el “desierto”.

Sólo en el “desierto” nos daremos cuenta, como los judíos de Babilonia, que hay valles que elevar, colinas que abajar y caminos torcidos que enderezar, a fin de regresar otra vez a la tierra prometida (primera lectura).

Sólo en el “desierto” escuchan la predicación de Juan Bautista, se convierten y reciben el bautismo de agua, preparación del bautismo con Espíritu Santo, propio de los discípulos de Cristo (evangelio).

 

Dios continúa en nuestros días su intervención en la vida del individuo y de los pueblos. Imposible reconocer y aceptar tal intervención, si no se vive la experiencia purificadora y meditativa del “desierto”.

 

 “El Señor no tarda en cumplir su promesa como creen algunos”

El pueblo de Israel, cautivo en Babilonia, eran de esos que consideraban que la mano de Dios es corta para salvar, para liberarlos de la opresión, de la situación angustiosa por la que atravesaban desde hacía muchos años, se consideraban dejados de la mano de Dios…

Muchas veces, a nosotros, nos pasa lo mismo…

Pero Dios envía a sus heraldos para transmitirles una palabra liberadora y, también a nosotros en este tiempo de Adviento: [Palabra que da nombre a este libro de Isaías: el libro de la consolación].

Ya han expiado por su pecado: “se ha cumplido su servicio, y está pagando su crimen, pues de la mano del Señor ha recibido doble paga por sus pecados”

 

Pero ¿qué les dice? ¿cuál es el contenido de su mensaje?: “El Señor llega con fuerza, su mano manda. Le acompaña el salario, la recompensa le precede. Como un pastor apacienta el rebaño, su mano los reúne. Lleva en brazos los corderos, cuida de las madres”

Es decir, la intervención de Dios en mi historia, en mi vida es fuerte, es con autoridad, la propia del autor y dueño de todo lo creado. Tiene poder para sacarme de la tribulación, para guiarme con mano firme por medio de ella…

Lo hará con cariño, con ternura, con calidez: la propia de un Dios que me ama con locura como me lo manifiesta su encarnación y nacimiento: su hacerse uno como nosotros.

 

Pero para poder escuchar esta palabra, para que no sea una pura teoría, para que penetre a fondo en mi corazón ¿qué tengo que hacer? Una palabra resuena en las lecturas: el desierto. Tengo que ponerme en este tiempo de adviento en una atmósfera de desierto…

 

San Juan Bautista predicando en el desierto. Pier Francesco Mola

San Juan Bautista predicando en el desierto. Pier Francesco Mola

 

 

 

 

 

 

  • 7 diciembre, 2014

El papa pide oraciones por los padres esta Navidad

En el último mes del 2014 el Papa pide oraciones por estas dos intenciones:
En la primera, pide que la Navidad traiga paz y esperanza no sólo a los cristianos sino “a todos los hombres de buena voluntad”.
La segunda intención, está especialmente dirigida a los padres. El Papa pide oraciones por ellos para que sean “auténticos evangelizadores” y transmitan a sus hijos la fe.
  • 3 diciembre, 2014

SEMANA POR LA VIDA

REDACCIÓN/

Os animamos a todas las familias del colegio a acudir a la MANIFESTACIÓN por la vida este sábado 22 a las 12:00 en el centro de Madrid. Aquí, en la web de la organización que os apuntamos más abajo, podréis encontrar la información del recorrido y el programa de la jornada.

Se tratará de demostrar -en un ambiente festivo y familiar- a la sociedad entera y a los medios de comunicación que “cada vida importa” como dice el lema. Estáis invitados todos: creyentes y no creyentes, mayores y jóvenes, de una ideología o de otra. Aquí de lo que se trata es de defender la vida desde el momento de la concepción, a las mujeres y su maternidad.

“Cuántas veces en mi vida de sacerdote escuché objeciones: ‘¿Por qué la Iglesia se opone al aborto?’ por ejemplo. ¿Es un problema religioso? ¿Es un problema filosófico? No, no es un problema filosófico, es un problema científico porque allí hay una vida humana, y no es lícito eliminar una vida humana para resolver un problema”, ha recalcado el Papa Francisco esta semana.

También en el colegio, para los alumnos de la ESO especialmente, hay programadas algunas actividades que ya os iremos contando.

¡Nos vemos el sábado!

http://www.cadavidaimporta.es/

  • 17 noviembre, 2014

Solemnidad Nuestra Señora de la Almudena

Solemnidad Ntra. Sra. de la Almudena. (9 de Noviembre.) Jn 19, 25-27.

Memoria renovada de la especial protección de la Virgen para con Madrid

 

Fue un día como hoy. Corría el año 1085 cuando se rasgó la muralla de la villa de Madrid. Su seno escondió a la invasión musulmana un pequeño tesoro de los devotos madrileños: la imagen de la Almudena.

Desde entonces los testimonios de su especial protección son innumerables. Amparo que se desprende con una conmovedora claridad de la escena del Calvario que acabamos de proclamar: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”.

Jesús está diciendo a su Madre con un acento especial: “¡Mira a Madrid! ¡Mira a los madrileños! ¡Son tus hijos! Ahí los tienes delante de ti –Mujer-, con dudas y vacilaciones en su fe, con sus negaciones y abandonos, nostálgicos de sólidas esperanzas. ¡Disipa la soledad que les embarga!”.

Y simultáneamente, nosotros, representados en el Apóstol Juan, oímos: “Ahí tienes a tu Madre”.

Y desde aquella hora, dice el Evangelio, Juan, el discípulo amado, “la recibió en su casa”. He ahí el reto para nosotros, los católicos de Madrid: recibir con nueva y sincera apertura de corazón a la Virgen en nuestra casa: ¡en nuestras casas!

 

Abrir de nuevo las puertas ¡de par en par!, a la Virgen significa en primer lugar hacerle sitio en nuestra oración personal y en la oración de la familia.

Un día el Papa Pablo VI se dirigió a las familias y les preguntaba: “Madres, ¿enseñáis a vuestros hijos las oraciones del cristiano? ¿Los acostumbráis, si están enfermos, a pensar en Cristo que sufre? ¿A invocar la ayuda de la Virgen y de los santos? Y vosotros, padres, ¿sabéis rezar con vuestros hijos?… Lleváis de este modo la paz al interior de los muros domésticos”.

Si no impregnamos de oración mariana nuestra vida, la Virgen no podrá entrar “en nuestra casa” y nos quedaremos sin experimentar su ternura maternal. Ella es la Madre ideal. Da sin agotarse. Nunca desfallece ante nuestras fragilidades. Jamás hay que temer, jamás desesperar. Conducidos, protegidos, amparados bajo Aquella que tiene para nosotros derechos de Madre. “Mujer, ahí tienes a tu hijo; Ahí tienes a tu madre”. Más claro, ¡imposible!

 

Abrir “nuestra casa” implica acudir a Ella para que nos enseñe acoger la Palabra de su Hijo ¡la Palabra hecha carne en su seno! ¡Cuantos padres temen por la fe de sus hijos en una sociedad tan displicente para con lo divino!

La devoción a esa Madre cultivada en el día a día de la familia, compartida por padres e hijos será el mejor método para mantener vivo el sí de la fe en el hogar, en la universidad, entre los amigos…

 

Con Ella, aprenderemos esa virtud de la fortaleza cristiana, tan necesaria para los padres a la hora de determinar la educación moral y religiosa de acuerdo con sus propias convicciones.

 

Con María “en casa”, colocándola en el centro más íntimo de nuestra búsqueda espiritual, es como encontraremos a su Hijo, el que nos salva, y comprenderemos aquello de la 2ª lectura: “ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor porque el primer mundo ha pasado”.

 

Con Ella “en casa” será el mejor modo de avanzar eficazmente en la realización de esa “morada de Dios con los hombres” donde el dolor, el llanto, la muerte han sido transfigurados y cargados de sentido.

Y si este es nuestro deseo, podremos cantar alegremente hoy con la profecía de Zacarías, mirando a un futuro que actúa ya en el presente: “aquel día se unirán al Señor muchos pueblos, y serán pueblo mío”.

 

 

la-virgen-de-la-almudena

  • 9 noviembre, 2014
1

¡Los de 4ºEP en La Almudena!

GABRIEL MUÑOZ – CARLOS TAVERA/

El viernes 7 de noviembre, los de 4ºEP fuimos de excursión a la Catedral de La Almudena. Cuando llegamos, tuvimos que esperar a que todos los niños de otros colegios de Madrid, entregaran sus ramos de flores a la Virgen. Cuando llegó nuestro turno, dejamos nuestras flores a los pies de la Virgen que había en la explanada exterior. Algunas de las chicas, leyeron con el micrófono unas cartas a la Virgen y después todos juntos cantamos la canción “Junto a ti, María”. Nos dieron una moneda de chocolate a cada uno, que por un lado tenía la Virgen y por otro lado unas palabras. Nos tomamos el desayuno de la mañana y después unos de la Tele hicieron una entrevista a Carmen y a Mateo. Después, repetimos todos juntos la canción ante las cámaras.

Entremos dentro y mientras esperábamos vimos unas mini-capillas donde estaban muchos santos de Madrid. Vimos la tumba de San Isidro y su mujer. También había un rey enterrado y una vitrina donde había un poquito de sangre de San Juan Pablo II. Subimos las escaleras para ver la Virgen de cerca y darle un beso a una imagen de plata.

Al bajar, nos sentamos en un banco para descansar y rezar 3 avemarías. Luego, al salir, nos hicimos una foto frente a la estatua de San Juan Pablo II, que inauguró la Catedral.

Después, nos fuimos al Parque Atenas a esperar al autobús. Allí jugamos en los columpios. Gabriel, Dani, Bernardo cogieron semillas de algunos árboles para sembrarlas en clase.

Cuando llegó el autobús, nos montamos y regresamos al cole.

Nos lo pasamos muy bien y descubrimos más la vida de los Santos. Además, hemos podido ver la muralla donde encontraron a la Virgen de la Almudena con unas velas encendidas después de 300 años. La Virgen hizo ese milagro y ahora es la Patrona de Madrid.

 

  • 7 noviembre, 2014

Homilía Todos los Santos. 1 de noviembre

La fiesta de Todos los Santos quiere celebrar a toda una multitud de santos que no figuran en el calendario de la Iglesia.

La Iglesia no puede olvidar a aquellos de sus hijos cuyos nombres desconocen la gran mayoría de los hombres, aquellos que son recordados tan sólo por contadas personas que los conocieron pero que cuyos nombres están escritos en el libro de la vida.

Todos aquellos cuyos que, en la riqueza y en la pobreza, en el dolor y en la salud, supieron hacerse santos, imitando las virtudes del modelo de toda santidad, Jesucristo.

Esos son los santos que hoy celebramos: todos los hombres y mujeres que ya están en el cielo por toda una eternidad: ellos son santos.

La Iglesia nos invita a festejar y pedir ayuda a esta innumerable multitud de santos. Ellos nos estimulan con su ejemplo y nos ayudan con su intercesión.

Hoy nos damos cuenta de que la santidad no está hecha de milagros y cosas extraordinarias sino de vivir con toda intensidad la vida cotidiana.

 

Todos estamos llamados a la santidad. Es un llamamiento universal: “Sed santos como vuestro Padre celestial es santo” (Mt 5, 48).

La Iglesia nos recuerda a todos que debemos santificarnos.

Es tarea de todos: desde el humilde labrador o la solícita madre de familia, hasta el hombre de negocios, en el sitio que Dios nos ha señalado…

Para la mayoría de los hombres “ser santo” supone santificar el propio trabajo, las ocupaciones del día a día, el hogar, la familia, el cumplimiento fiel de nuestros deberes y obligaciones, vivir la caridad con las personas que tratan con nosotros… Así es como respondemos al llamamiento universal a la santidad.

Santa Teresita del Niño Jesús nos da ejemplo de hacer las obras del día a día por amor a Dios: regar el huerto, lavar la ropa, la costura.

  • 1 noviembre, 2014

Halloween, Todos los Santos y los Fieles difuntos.

Las solemnidad de Todos los Santos (sábado, 1 de noviembre) y la conmemoración litúrgica de los Fieles Difuntos (domingo, 2 de noviembre) nos hablan de la vida más allá de la muerte y nos invitan a renovar nuestra fe y esperanza en la vida eterna, que trasciende las barreras de la muerte, tal como confesamos al final del Credo en la Santa Misa dominical.

En el Día de Todos los Santos, recordamos, honramos, invocamos y nos proponemos imitar a los incontables cristianos, declarados o no como santos por la Iglesia, que habiendo recorrido en este mundo su camino en fidelidad, hoy gozan para siempre de la Bienaventuranza eterna. Ya en el siglo IV se encuentran en Oriente algunos indicios de la fiesta de Todos los Santos y se sabe que se celebraba en Roma en el siglo VII, estableciéndose posteriormente su celebración el 1 de noviembre.

En el Día de Difuntos, la Iglesia nos invita a orar por todos los difuntos, no sólo por los nuestros, por los más cercanos, sino por todos, también por aquellos de los que nadie se acuerda. Con ello renovamos con valentía y con fuerza nuestra fe en la vida eterna, más aún, a vivir con esta gran esperanza y testimoniarla al mundo: tras la vida presente no desembocamos en la nada. Y precisamente la fe en la vida eterna da al cristiano la valentía de amar aún más intensamente nuestra tierra y de trabajar por construirle un futuro, por darle una esperanza verdadera y firme.

Aunque la costumbre de recordar y orar por las personas fallecidas es tan antigua como la Iglesia, y existía también en muchas culturas pre cristianas, la fiesta litúrgica por los difuntos se remonta al 2 de noviembre de 998, instituida por san Odilón, monje benedictino y quinto abad de Cluny, en el sur de Francia. En el siglo XIV, Roma adoptó esta práctica. La fiesta fue gradualmente extendiéndose por toda la Iglesia.

Por otra parte, desde hace unos años, está arraigando en España la celebración en la noche del 31 de octubre de la fiesta denominada Halloween, proveniente de la expresión inglesa All Hallow’s Eve (la víspera de Todos los Santos). Según una antigua tradición celta y anglosajona se consideraba que en esa noche particular del año se estaba más cerca del mundo de los espíritus. De diferentes formas se les tenía presente para que supieran que no habían sido olvidados.

Con el paso del tiempo se fueron añadiendo otras costumbres francesas (disfraces rebuscados; en torno a los s. XV-XVI) y norteamericanas (trick or treat – dulce o broma, fantasmas y brujas, calabazas iluminadas; ya incorporadas para principios del s. XIX).

Si analizamos la actual celebración del Halloween veremos que poco tiene que ver con sus orígenes. De ellos sólo ha quedado el hecho de la celebración de los muertos pero dándole un carácter totalmente distinto al que tuvo en sus orígenes y agregándole poco a poco una serie de elementos que la han distorsionado notablemente.

Como colegio católico queremos invitar a nuestros alumnos y todos vosotros a descubrir y recuperar el verdadero significado cristiano de esta vigilia de Todos los Santos y fomentar las dos fiestas católicas mayores y más importantes que le siguen.

  • 1 noviembre, 2014

El origen histórico de Halloween

Los orígenes del Halloween son cristianos, con una visión muy norteamericana. Los celtas de Irlanda y Bretaña celebraban un festival el 31 de octubre, una vigilia llamada en inglés All Hallow’s Eve o Halloween.

Al parecer los aldeanos católicos irlandeses se preocuparon por las desafortunadas almas en el infierno. Después de todo, si hacemos a un lado las almas del infierno cuando celebramos aquellas del cielo y del purgatorio –con la fiesta de Todos los Santos y la Conmemoración de los fieles difuntos-, tal vez aquellas sean tan infelices que nos puedan causar problemas. Así se volvió costumbre golpear cazos y sartenes la víspera de Todos los santos para que los condenados supieran que no habían sido olvidados.

La costumbre de disfrazarse más bien nació en Francia durante los siglos XIV y XV. El medioevo tardío sufrió ataques repetidos de la peste bubónica o peste negra, llamada la muerte negra y con ella perdió la mitad de su población. No es de sorprender que los católicos tuvieran más interés en la otra vida, un gran temor a la muerte y una gran preocupación por ella.

Se decían más misas en el Día de todas las almas, y se diseñaron representaciones artísticas para recordar a todos de su mortalidad. A estas representaciones las conocemos como la “Danza de la muerte”, la cual era comúnmente pintada en las paredes de los cementerios y mostraban al diablo conduciendo una cadena de gentes: papas, reyes, damas caballeros, monjes, campesinos, leprosos, etc. a su tumba porque la muerte no respeta a nadie. A veces esta danza se presentaba el propio Día de todos las almas, como un retablo viviente con personas vestidas con las ropas de los diferentes estados de la vida.

Pero los franceses se disfrazaban el Día de todas las almas, no en Halloween; y los irlandeses que tenían Halloween, no se disfrazaban. El cómo es que ambas celebraciones se mezclaron, probablemente ocurrió en las colonias británicas de Norteamérica durante el siglo XVIII, cuando los irlandeses y los franceses se comenzaron a casar entre sí. El enfoque irlandés en el infierno le dio a las mascaradas francesas un giro más macabro.

El origen de la frase trick or treat (dulce o broma) hay que situarlo en la persecución de los protestantes contra los católicos en Inglaterra durante los siglos XVI-XVII, los cuales carecían de todos los derechos legales. No podían tener puestos públicos, y eran sujetos de multas, cárcel y pesados impuestos. Decir misa era una ofensa capital y cientos de sacerdotes fueron martirizados.

Ocasionalmente, los católicos ingleses resistieron, a veces de formas insensatas. Uno de los actos más insensatos de resistencia fue el complot para hacer volar, usando pólvora, al rey protestante James I y a su parlamento. El complot se descubrió, y los instigadores fueron a la horca. Esto se convirtió en una gran celebración en Inglaterra. Los protestantes de esas regiones, ocultos con máscaras, celebraban esta fecha (los primeros días de noviembre) visitando a los católicos y exigiéndoles cerveza y comida para su celebración: ¡trick or treat!

Este día llegó a las colonias americanas con los primeros colonizadores ingleses.

La mezcla de varias tradiciones inmigrantes que conocemos como Halloween se había convertido en una tradición en los Estados Unidos para principios del siglo XIX.

 

Y, ¿qué hay de las brujas y fantasmas? Pues, son una de las últimas adiciones. La industria de las tarjetas de felicitación las agregó a finales del siglo XIX. Halloween ya tenía ánimas, así que, ¿por que no darle un lugar a las brujas en las tarjetas de felicitación? Las tarjetas de felicitación de Halloween no tuvieron éxito, (aunque ha habido un resurgimiento reciente de popularidad), pero las brujas y fantasmas se quedaron. Igualmente en el siglo XIX, folkloristas mal informados agregaron el jack-o-lantern (la linterna hecha con una calabaza ahuecada y tallada). Pensaban que el Halloween era de origen pagano y druida. Las lámparas hechas con rábanos (no calabazas) habían sido parte de los antiguos festivales celtas de las cosechas, así que fueron trasladados a la celebración americana del Halloween.

  • 31 octubre, 2014
1

FIESTA DE TODOS LOS SANTOS

REDACCIÓN/

El 30 de octubre se celebró en el Colegio, la Festividad de Todos los Santos. A primera hora, se celebró la Eucaristía con los alumnos de 3º EP a 4º ESO oficiada por el capellán y animada por el coro del colegio.  Por la tarde, se centraron todos los actos relacionados con esta fiesta cristiana tan bonita.

Los mayores vieron una película de cine de los años ’90 titulada “Maximiliano Kolbe“, sacerdote polaco asesinado por los nazis en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

Los de Primaria e Infantil, como viene siendo una tradición desde el curso pasado, se vistieron de Santos: unos del Santo que les da nombre; otros de los sugeridos por los profesores de Religión; otros de los que escogieron los padres… ¡una gran variedad de “Santos” desfilaba por los pasillos e inundaba las aulas de una tarde tan entrañable! Acompañados de las familias, en las clases se podían escuchar las canciones, las representaciones teatrales, las exposiciones orales que habían preparado. Un merienda en cada clase dio final a esta jornada que, una vez más, ha sido muy divertida y educativa.

 

 

 

//

  • Updated 5 noviembre, 2014

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies