Sacerdocio en tiempos de pandemia

Me gustaría compartir con todos vosotros “mi sacerdocio en tiempos de pandemia”. Como todos sabéis, además de ser el Capellán del Colegio Edith Stein, la Iglesia de Madrid confió en mi persona nombrándome Párroco de Santa Inés, hace ya 13 años de los 24 que llevo ordenado más de media vida sacerdotal en la diócesis de Madrid.

Sin duda a día de hoy me encuentro muy feliz ejerciendo el sacerdocio en la parroquia, en el colegio y como director espiritual en Cursillos de Cristiandad.

El Coronavirus ha llegado a nuestras vidas para cambiar nuestros hábitos y dar aún más importancia al respeto de las normas y el amor a nuestros mayores. Pero también en nuestros barrios, Orcasitas y Villaverde… nos ha traído el “hambre virus”

Han sido muchas familias las que se han acercado a la iglesia a pedir ayuda, mucha gente está obligada económicamente a vivir al límite y no han tenido ahorros para poder sobrevivir a un ERTE o a la falta de ingresos extras.

Allá por Semana Santa, cuando todos los cristianos estábamos confinados en casa… vi la necesidad de implantar un Plan de Emergencia Alimenticia. Gracias a la providencia divina, a las buenas personas, al esfuerzo de voluntarios jóvenes que ocuparon la “primera línea” para proteger a los mayores… pudimos arrancar.

Diariamente entre comidas y cenas, estamos repartiendo una media de 320 menús. El equipo de Cáritas Parroquial y voluntarios de apoyo comienza a las 12:00h y terminan a las 21:00h… sonriendo siempre, dando gracias a Dios por poder y tener para repartir.

En estos 42 días, he vivido momentos que nunca voy a olvidar… estoy muy agradecido a todas las personas que me han llamado para ofrecer ayuda… es impresionante, te levantas pensando “tengo que comprar gel hidroalcoholico” y suena el móvil que alguien ha decido venir a traer una donación que incluye gel.

Nunca voy a olvidar la generosidad de: FRUJUCA, Jóvenes por España, World Central Kitchen, la Casa de los Pobres, Restaurante MEC MEC, Banco de Alimentos, Grupo de ENMAUS, mi “señoras” de Mirasierra… y los jóvenes de la Vicaria VII que forman el proyecto YO POR TI. Tampoco olvidaré a todas las personas que nos han ayudado económicamente, a través de la colecta virtual… y por supuesto a quienes oran para sostener nuestras acciones.

Os podría contar muchas cosas… pero como siempre hay algo que destaca. En el día de ayer recibí una llamada de D. Antonio Maria Rouco Varela, Cardenal Emérito de Madrid. Me llamó para interesarse por nuestra parroquia, si teníamos alimentos y medios, y se preocupó por nuestro cansancio, por nuestro trabajo… y nos alentó a todos con palabras de Fe, esperanza y Caridad, impulsando desde agradecimiento y sobre todo interés por todas y cada una de las personas que están de lunes a domingo repartiendo alimentos.

A vosotros “familia de Edith Stein” quiero recordaros palabras de Santa Benedicta De la Cruz: “Todo lo que hacemos es un medio para un fin, pero el amor es un fin en sí mismo, porque Dios es amor”.

Os animo a que ayudeis a las personas cercanas a vosotros, en mayor situación de vulnerabilidad y así estaréis amando a Dios.

Vuestro Capellán
D. Pedro Muñoz Jiménez

  • 26 mayo, 2020

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies